lunes, 20 de abril de 2015

Intento de censura… frustrado

[por Jesús García Blanca]

Una o varias personas anónimas que afirmaban ser “médicos trabajando en el campo del VIH” y que pretendieron que mi libro fuera retirado por la editorial que publicó la edición de 2009. 
Firmando primero con el pseudónimo Daniel y posteriormente como Grupo Eliza, remitieron un dossier a la editorial en el que me acusaban de supuestos errores y manipulaciones y aunque se negaron rotundamente a un debate, la editorial forzó un intercambio via mail en el que rebatí con numerosa documentación todas y cada una de sus acusaciones.
Puesto que estas personas negaron su autorización, no se pudo hacer público el debate. Sin embargo, a la vista de que posteriormente ellos si difundieron en la red el dossier sin mis respuestas y comentarios, decidí darles la réplica, tanto en la nueva edición del libro, titulada La Sanidad contra la Salud (en su Anexo IX, páginas 384-388, que reproduzco en esta entrada), como mediante los documentos originales que intercambiamos via e-mail, a los que se puede acceder desde mi blog Salud y Poder, en el apartado INTENTO DE CENSURA FRUSTRADO.

Los documentos son los siguientes:
  1. Primer correo a Virus editorial
  2. Respuesta del autor
  3. Segundo correo a Virus
  4. Dossier sobre El rapto de Higea enviado a la editorial
  5. Comentarios del autor al Dossier
  6. Preguntas de la editorial 
  7. Respuestas del autor
  8. Respuestas de los médicos anónimos

Anexo IX
La Sanidad contra la Salud, Ediciones i, 2015.

Poco después de la publicación de la primera edición de La Sanidad contra la Salud con el título El rapto de Higea, la editorial me hizo llegar un correo electrónico firmado por un lector llamado Dani que se presentaba como médico en activo trabajando con VIH pediátrico y que solicitaba la retirada del libro o al menos del capítulo dedicado al SIDA ya que en su opinión contenía “información totalmente falaz que no se corresponde en absoluto con la práctica médica habitual”; además acusaba al autor de “tergiversar información” o “maquillarla” e incluso de “estigmatización y culpabilización de los infectados por el VIH”.

Contesté a ese correo indicando a Dani, entre otras cosas, que “no consigo entender que te sorprenda el hecho de que una editorial con una larga trayectoria de publicación de textos críticos haya publicado un texto crítico sobre el SIDA. ¿Acaso se puede criticar todo menos el SIDA? […] se me hace difícil entender cómo puedes estar de acuerdo con muchas de las opiniones del autor en teoría, pero escandalizarte cuando se aplican a un caso concreto. ¿Tendrá algo que ver el hecho de que trabajes en ese campo específico?”.

Tras refutar algunos supuestos errores que Dani señalaba en el libro, mi correo terminaba diciendo: “Por último, desde mi punto de vista, lo esencial de tu escrito es que no entras a cuestionar ni debatir, ni siquiera a mencionar, los elementos fundamentales que evidencian que el VIH/SIDA es un montaje criminal y no un problema científico-médico, aunque sí existan gravísimos problemas de salud sobre los que se apoya ese montaje […]. Por todo esto, te ruego que ya que no te sientes capacitado para “seguir” la “complicada” información que pretendes descalificar, o simplemente no quieres hacer el esfuerzo que tus pacientes se merecen, respeta a los que sí lo hemos hecho en lugar de insultarnos con argumentos cínicos y clamar para que nuestros libros vayan a la hoguera”.

La intención no es debatir sino censurar

Dani envió entonces un segundo correo a la editorial en el que decía: “no tengo mayor interés en contactar con el autor del libro, ni de establecer un estéril debate via e-mail con él […] estoy dispuesto a escribir un dossier con todos los datos sobre el tema para que sea evaluado por la asamblea editorial […] siempre que se alcance el compromiso de debatir en la asamblea editorial la retirada del libro de la venta tras estudiar los datos aportados”.

En enero de 2011 nos llegó el Dossier anunciado en el que, tras una sucinta explicación —sin citar referencia alguna— de la versión oficial, planteaba lo siguiente: las tipicas acusaciones de conspiranóico por hablar de un “montaje”; una mención de los críticos de la versión oficial absolutamente simplificada y manipulada sin rebatir nada; asegura que “el aislamiento del VIH se encuentra perfectamente constatado” pero no ofrece referencia alguna ni rebate los argumentos del libro sobre el asunto; nueva manipulación del texto del libro sobre la relación VIH-SIDA sin contestar a los argumentos; afirma que hay evidencias de trasmisión madre-hijo del VIH pero no rebate los argumentos del Equipo de Perth citado en el libro; me acusa falsamente de citas erróneas y de falsear datos; no rebate los planteamientos del libro en lo que se refiere a diagnóstico: recuentos de linfocitos, tests de anticuerpos, carga viral asegurando que son fiables sin argumentarlo salvo para decir que “todos los virólogos aceptan su gran utilidad” y menciona una serie de estudios que a su entender demuestran la reducción de mortalidad y de la progresión del SIDA.


debate noEl 2 de febrero remití a la editorial un comentario pormenorizado de este Dossier desmontando sus manipulaciones, contestando a sus críticas y refutando sus acusaciones. El comentario finalizaba con estas palabras: “He dedicado 16 años a leer, analizar, traducir y estudiar una gran cantidad de documentación sobre el VIH/SIDA. He mantenido contacto con afectados, investigadores, médicos, científicos, periodistas, abogados y activistas, y mi motivación —puesto que no trabajo como sanitario— ha sido la de ayudar a la gente. El libro es un resumen honesto de lo que he aprendido hasta ahora y no lo he publicado “alegremente” sino exigiéndome rigor y llevado por lo que considero un deber moral de compartir la información. Es comprensible que alguien que ha dedicado muchos años a hacer algo que honestamente creía que estaba bien, se horrorice ante la constatación de una realidad tan terrible en la que ha participado y de la que no es fácil salir sin comprometer su carrera profesional. Sin embargo, ese es el reto que tienen ante sí todos aquellos que de una u otra forma están implicados en este montaje criminal. Es evidente que no todos estarán a la altura moral de ese reto”.

El médico anónimo no contesta a lo esencial

La editorial decidió entonces dirigir una serie de preguntas a cada uno antes de reunirse para tomar una decisión. Apunto aquí que las respuestas de Dani se limitaron en su mayor parte a repetir lo dicho en el Dossier añadiendo “argumentos” como estos: “alguien tendría que haber aislado el VIH, se supone”; “no dispongo de ninguna información” [sobre el borrador manipulado por Gallo]; “la aplastante evidencia científica” [que no aporta]… y finaliza así: “En conclusión: creo que el dossier que os envié expresa de forma sencilla unos cuantos puntos en los que el autor no ha respetado las citas que utiliza, interpreta los datos de un modo completamente parcial o sesgado e incluso omite información relevante [en mis comentarios al dossier ya dejé perfectamente claro que no es así].


censura 1Estos hechos obligan a un colectivo editorial responsable a tomar una decisión sobre lo que han publicado, en el caso que entiendan que las pruebas aportadas implican errores graves en el texto, la única opción que veo es la retirada del mismo […] lo que no veo oportuno es que yo tenga que responder a cualquier cuestión que haya planteado el autor en el texto [!]. No tengo ningún problema en reunirme personal y exclusivamente con el colectivo editorial […] todos los datos están disponibles en buscadores médicos […]”.

Por mi parte elaboré una respuesta detallada y precisa para cada pregunta aportando referencias en los casos necesarios. Las respuestas iban precedidas de unas aclaraciones previas en las que manifestaba mi satisfacción por el hecho de que alguien dedicase tiempo y energía a criticar el libro puesto que ese era precisamente uno de mis objetivos al escribirlo.

“No obstante —añadía— considero totalmente reprochable la forma en que esta crítica en particular se ha llevado a cabo: la negativa de Daniel a un debate cara a cara, su petición de no hacer público el dossier y que ni siquiera se me hicieran llegar sus planteamientos así como la manipulación y el falseo de citas que hace de El rapto de Higea, introducen graves dudas sobre sus pretendidas intenciones de crítica sana”.

Recordaba que el libro aborda la crítica radical a un modelo global de gestión del poder en el campo concreto de la salud y que es imposible abarcar con detalles esa crítica en un sólo libro. “En el caso del montaje SIDA he hecho un esfuerzo riguroso y honesto por concentrar el trabajo de muchos años y de criticar los elementos fundamentales procurando ofrecer herramientas para profundizar en cada uno de ellos. Sería absurdo pedir que una persona analice y responda a todos y cada uno de los cientos de miles de artículos que se publican sobre este —o cualquier otro— asunto. Pero lo esencial está perfectamente claro y recogido en el libro. De hecho, un simple vistazo a las preguntas que nos hacen permite ver que las que se me dirigen a mí tratan asuntos de detalles mientras que las dirigidas a Dani tienen que ver con aspectos esenciales. Y eso es porque su Dossier no contesta a los argumentos fundamentales. De modo que aún en el caso hipotético de que no me fuera posible contestar las preguntas que siguen, ello no permitiría invalidar la crítica que hago al montaje SIDA”.

Además, y puesto que las dos cuestiones a las que el colectivo editorial parecía darle mayor relevancia o al menos considerar que las acusaciones de Dani podían estar fundadas eran respectivamente los riesgos del AZT en embarazos y bebés, y la supuesta mejora de los tratamientos que correlaciona con disminución de casos, aporté también tres Anexos: en el primero recogía 48 referencias con sus abstracts documentando los efectos tóxicos del AZT en niños; en el segundo 125 referencias con sus abstracts documentando los daños persistentes de los productos antivirales; y en el tercero reproducción de las páginas iniciales de ocho artículos que establecen los daños mitocondriales del AZT; todas ellas de revistas oficialistas, incluídas algunas consideradas “prestigiosas”.

La editorial no retira el libro

Tras recibir las respuestas, la editorial tomó el 23 de junio de 2011 la decisión de “mantener en su contenido íntegro El rapto de Higea como parte del fondo editorial”. En la argumentación de esta decisión se aclaraba que había recurrido a personas de confianza familiarizadas con cuestiones científicas y que la conclusión de estos asesores “había sido similar: la crítica que se desprende de El rapto de Higea no carece de base en numerosos aspectos ni puede considerarse falta de rigor”. Por último, anunciaba su intención de publicar en la web de la editorial todos los materiales que habían formado parte del debate.

Sin embargo, los documentos no llegaron a publicarse. La razón fue que quien quiera que estuviese tras este intento de censura no dio su autorización para ello, demostrando una vez más cómo funcionan las cosas en el Montaje SIDA: acusación desde el anonimato, negativa al debate cara a cara, acusaciones sin argumentos y negativa a hacer públicas las intervenciones.

Pero el asunto no acabó aquí. Tras el fracaso del intento de censura, los intrigantes anónimos que primero firmaban Dani y ahora Grupo Eliza decidieron hacer público el Dossier por su cuenta colgándolo en la web Internet Archive con la siguiente descripción: “Dossier que recoge algunos de los errores en que incurre el autor de El rapto de Higea (editado por Virus Editorial), especialmente centrado en el apartado que dedica al VIH”… Esta nueva maniobra desleal y cobarde me decide a hacer públicos los documentos con mis respuestas, de modo que estén disponibles tanto para los lectores de este libro como los que haya podido conocer el Dossier a través de Internet.


enlace a la noticia en el blog Salud y Poder

sábado, 23 de agosto de 2014

Algunas reflexiones sobre la reciente Conferencia Internacional de Sida de Melbourne 2014. por Manuel Garrido Sotelo


Publicado por Superando el Sida el 22 de julio de 2014

Como sabéis, estos días se celebra en Melbourne, Australia, la 20ª Conferencia Internacional sobre el Sida, uno de esos macrofestivales que la industria farmacéutica con intereses en el SIDA monta cada dos años, cada vez en un país distinto, donde, con la excusa de la lucha contra la “pandemia” y en connivencia con organismos sanitarios nacionales e internacionales, dictan las directrices mundiales que más convienen a su negocio. Perdéis el tiempo si pretendéis encontrar, entre la nube de organismos y personalidades que, o bien financian, o bien pretenden avalar con su adhesión estos cónclaves, otra cosa que no sean las multinacionales farmacéuticas o sus bien pagados agentes, sean médicos, investigadores o activistas.
Esas 12000 personas, con sus respectivas estancias durante días, viajes, etc., dan idea del gran poderío económico de quienes montan estos eventos, un poderío económico que no sólo financia miles de estancias y viajes en avión a un lugar en las antípodas geográficas, (no los hacen más cerca pues tendrían que soportar la presencia, al menos en su puerta, de molestos disidentes), sino que sirve también para comprar conciencias, pagar estudios amañados que hablan de la bondad de sus productos y reclamar más dinero para garantizar, en aras de unos sospechosos criterios de equidad social, que todo el mundo pueda “acceder a ellos”, todo ello mediante las correspondientes peticiones de las oenegés financiadas con este fin, de supuestas medidas gubernamentales destinadas a que el dinero público financie unos tratamientos tóxicos y experimentales que no reúnen las mínimas condiciones exigibles como para ser recomendados, (estudios a doble ciego con placebo).

El marketing lo primero

Es notoria y llamativa también la avidez y la prisa para ampliar el mercado de los arvs, ya no les llega con tener clientes de por vida con los tratamientos, ahora estos tóxicos, (donde en algunos casos figuraba hasta hace poco en sus prospectos la advertencia “este medicamento ni previene, ni cura, ni evita la transmisión”), son recomendados para prevenir el “contagio” en las personas con “prácticas de riesgo”, como los gays. Por supuesto, las ONGs subvencionadas con dinero público y de las multinacionales hablan ya del objetivo de conseguir que, para el 2020, todos los “infectados” puedan “beneficiarse” de esos tratamientos tóxicos y experimentales.
Por otra parte, el hecho de que se llame la atención en este “concilio ecuménico” sobre la conexión entre vih y hepatitis C, o entre vih y tuberculosis, parece apuntar al deseo de estas lumbreras de asociar el consumo arvs al consumo de antibióticos para la tuberculosis o a las terapias anti hepatitis C, (en personas etiquetadas como vih+ se supone), lo que no augura nada bueno para la salud de esas personas pues el tratamiento de la tuberculosis ya es lo bastante fuerte por el número de antibióticos y por su duración, como para añadirle estos tóxicos, en el caso de la hepatitis C no tenemos muy buenas referencias en cuanto al uso de tratamientos anti hepatitis C asociado a arvs, siendo por lógica de esperar resultados que pueden ser catastróficos. No entendemos, desde el punto de vista del simple sentido común, estas recomendaciones, claro que a estas alturas no nos extrañaría nada que también estuvieran en connivencia con las funerarias.

Discriminación e hipocresía

La impresentable Barré-Sinoussi, colaboradora del camándula Lluc Montagnier, y receptora junto a él del Nobel de Medicina por el supuesto descubrimiento del virus vih, la misma que se permite tachar a otros científicos de “criminales” por el hecho de sostener un punto de vista diferente, una señora con intereses muy claros en el SIDA ya que, como supuesta “codescubridora del vih”, recibe un tanto de cada test de vih que se vende en el mundo, (esos tests chapuza mediante los cuales se diagnostica a las personas la condición de supuesto portador), pronunció un bonito discurso sobre la discriminación, aludiendo más en concreto a la que afecta a gays y lesbianas.


Aplaudimos su discurso en lo que se refiere a su denuncia de la negación de derechos elementales de las personas homosexuales un muchos países, pero esta señora olvida que la causa de su discriminación, por lo que se refiere al vih, es precisamente esa, el vih, es decir, el hecho de que se asocie esta opción sexual con una enfermedad contagiosa cuyo agente causal nadie jamás ha visto. Esta conexión nada científica entre una determinada opción sexual y una enfermedad supuestamente letal y contagiosa fue establecida hace ya 30 años, al principio de toda la Histeria del Sida, sin ningún estudio científico que la avalara.
En este sentido seguimos como al principio, cuando el obispo de N. York, tras la injustificada psicosis de epidemia, creada nada menos que por un organismo de salud pública, (el Centro de Control de Enfermedad de Atlanta, USA), era tal el pánico que ni siquiera en los hospitales admitía a lo que parecían enfermos de sida, dando lugar a situaciones de lo más esperpéntico, al punto de que el prelado se vio obligado a decir: “Aunque el pecado es condenable, no debemos abandonar al pecador”. Lo único que ha cambiado es que ahora usan un supuesto test que no detecta al virus pero sigue detectando el “pecado” (el pecado de ser vih+, que se identifica con el de ser homosexual), pues de ahora en adelante irá todo indisolublemente unido.


¿Cae en la cuenta Barré-Sinoussi que la principal fuente de discriminación es precisamente la condición de vih+, detectada mediante un test chapuza del que ella recibe sus buenos royalties?

Algo de lo que no se habló en esa conferencia

Si entendemos el SIDA como lo que indican sus siglas, es decir, como inmunodeficiencia adquirida, es algo que está perfectamente documentado en la literatura médica que su principal causa, es decir, la que más muertes provoca por inmunodeficiencia en individuos de todas las edades actualmente en el mundo, sigue siendo la desnutrición, el hambre.
Pues bien, ¿Se habló en esa conferencia sobre la principal causa de SIDA actualmente en el mundo? ¿Se habló de la desnutrición, del hambre que azota a una buena parte de la humanidad? No, evidentemente, con el hambre no es posible hacer el negocio que se hace con un supuesto virus, el hambre no da de comer a tantas oenegés como el supuesto virus vih, ni da para estos macroespectáculos.



Tampoco se habló de la otra causa importante de inmunodeficiencia adquirida, los tóxicos, bien sea drogas de “recreo”, como la heroína, cocaína, “poppers”, abuso de alcohol…o medicamentos, (desde el abuso de antibióticos, la cortisona, los fármacos inmunosupresores, quimioterapia del cáncer, por ejemplo, a cuya familia pertenecen precisamente la mayoría de los fármacos que se venden bajo en nombre de antivirales). Tanto es así que se puede decir que El SIDA, sobre todo en el mundo occidental, es un problema tóxico: primero te intoxican la mente con la idea de que has sido contagiado con un virus letal y luego, por si no tuvieras ya el organismo suficientemente intoxicado, lo acaban de intoxicar más con unos fármacos que la mayoría de ellos pertenecen a la quimioterapia del cáncer, (fármacos también llamados en medicina “citotóxicos”).

Y mientras tanto…

¿Qué hay de los millones de personas en todo el mundo, muchos miles en nuestro país, supuestamente infectadas que se mantienen vivas y sin mayores problemas de salud desde hace un mínimo de 10 o 15 años sin necesidad de fármacos? ¿No merece ese sector de población un estudio?
No, cuando lo que interesa es, única y exclusivamente, el negocio.

------------------------
Artículos relacionados: Miedo y asco en Ginebra, sobre el lamentable estado del periodismo en el SIDA, Celia Farber

jueves, 3 de julio de 2014

NEUROLOGÍA: excitotoxicidad y esclerosis múltiple

Revisando un artículo titulado "muerte de los oligodendrocitos por excitotoxicidad en la esclerosis múltiple", que apareció en la web de la Fundación Vasca Esclerosis Multiple Eugenia Espalza Fundazioa, en junio de 2006, me encuentro con una muestra más de la visión esquizofrénica que sufre la ciencia oficial y más concretamente las ciencias de la salud y la medicina alopática actual.

Quiero aclarar que solo soy un individuo con inquietudes, que quiere tomarse la responsabilidad de revisar cuanto digan los expertos en las diferentes materias y compartir mis impresiones con las demás personas que puedan estar interesadas, en este caso, cuestiono la línea de acción de los investigadores a los que hace referencia el artículo mencionado.

Volviendo al artículo, aunque en los primeros párrafos hace una descripción didáctica de qué son los oligodendrocitos, cuál es su función en el sistema nervioso central, y más concretamente entre las neuronas, y qué patologías produce su degeneración, aumento de vulnerabilidad o desaparición, y a pesar de que ya desde el primer párrafo señala la excitotoxicidad como una de las causas de la muerte de estas células, sin embargo, nada nos aclara sobre qué es la excitotoxicidad, bueno, en honor a la verdad, dice que es "un proceso por el cual el exceso de activación de los receptores glutamatérgicos produce [un] daño [...]", pero nada dice de cómo se llega a esa excitotoxicidad, y el hecho de esta notoria omisión resulta ser suficiente para levantar una sospecha:
  1. ¿puede que no se diga nada acerca de cómo se llega a la excitotoxicidad porque, de alguna manera, se toma como algo intrínseco a nuestra realidad biológica o social sobre lo que nada podemos hacer y nada podemos cambiar?
  2. ¿o puede que haya intereses ocultos en no mencionar nada al respecto de la excitotoxicidad porque podría emerger una verdad incomoda que indudablemente colisionaría con intereses de la industria político-farmacéutica?

Encuentro elementos para dar una respuesta a estas preguntas en los dos últimos párrafos del artículo mencionado, donde se habla de estudios clínicos, tratamiento actual de la esclerosis múltiple con fármacos, posibilidad de otros tratamientos inexistentes actualmente, y esperanzas de futuro.

En primer lugar, no se menciona en absoluto ninguna línea de trabajo o estudio dirigida a resolver o reducir la excitotoxicidad, que el mismo artículo señala como una de las causas de muerte de los oligodendrocitos, pero, sin embargo, sí existen estudios dirigidos a desarrollar nuevos medicamentos para bloquear el efecto producido por la excitotoxicidad. Esta orientación de los estudios y las investigaciones ponen de manifiesto que la verdadera intención de los departamentos de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I) de las compañías farmacéuticas están dirigidos --y sus recursos destinados-- a abrir nuevos mercados y a ampliar los ya existentes ("desarrollar fármacos que protejan a estas células" o "encontrar fármacos más eficaces"), pero nunca a resolver el problema de raíz y definitivamente, porque en ese caso, se estarían cerrando posibilidades de mercado.

En segundo lugar, el problema de la excitotoxicidad es un tema que se puso de manifiesto ya en los años '90. Se han generado desde finales de los '60 innumerables trabajos y estudios sobre la peligrosidad para la salud de las personas del uso de excitotoxinas en la industria alimentaria, una amplia variedad de productos alimenticios, aún hoy en día, contienen varias formas de excitotoxinas, incluso en comidas para bebés, y pese al pleno conocimiento de ello, ninguna agencia pública está interesada en la prohibición o regulación de estas sustancias peligrosas, ni suscita ningún interés en ninguna formación política.

En definitiva, mi respuesta a las preguntas anteriores es:
  1. Sí, es cierto, no hacen ninguna mención de la excitotoxicidad porque ese hecho lo toman como una realidad que no quieren cambiar, porque la  investigación dirigida por la industria farmacéutica nunca tendrá como objetivo resolver el problema de forma radical y definitiva, más bien lo contrario, eternizar la investigación hasta el absurdo antes de cerrarse una posibilidad lucrativa de negocio, o hasta que la evidencia la aplaste y empiece a contemplar la probabilidad de hacer frente a demandas multimillonarias por su responsabilidad en muertes o sufrimientos que fueron innecesarios y fácilmente evitables.
  2. Y sí, sin duda, el tema de la peligrosidad de las excitotoxinas para la salud de las personas es una verdad incomoda que se sigue ocultando desde hace décadas, pese a toda la evidencia publicada en las revistas científicas de rigor, y pese a que, en artículos como el que acabamos de analizar, que ni siquiera disimula esta verdad, la solución está, a todas luces, delante de las narices de quien esté realmente interesado en resolver el problema.
Mientras existan intereses de la industria interfiriendo en la gestión y solución de los problemas de salud de las personas, estaremos ante una situación de máximo riesgo, de la cual todas tenemos que empezar a saber protegernos. Es decir, aprender a vivir una vida sana y saludable (máxima garantía para no enfermar), o, cuando sea necesario, aprender a resolver nuestros problemas de salud por nuestros propios medios, y siempre dirigir nosotros nuestra propia investigación de todo cuanto se nos diga, todas tenemos la capacidad para ello, no nos dejemos engañar.

Estos son algunos de los productos que contienen MSG (Glutamato Monosódico o Monoglutamato de sodio, E-621) un potente neurotóxico:
  • Glutamato
  • Ácido Glutámico
  • Gelatina
  • Caseinato de calcio
  • Proteína hidrolizada
  • Caseinato de sodio
  • Carragenato
  • Maltodextrina
  • Extracto de malta
  • Ácido cítrico
  • Aroma de cerdo (en las patatas fritas)
  • Aroma de pollo (en las sopas preparadas)
  • Proteína de soja
  • Leche ultrapasteurizada
  • Leche en polvo
  • Salsa de soja
  • Caldos de sopas preparados
  • Malta de cebada
  • Proteína de trigo
  • Extracto de levadura
  • Proteína texturizada
  • Harina de avena hidrolizada
  • Aromas, sabores, aromatizantes
  • Cualquier producto con proteínas añadidas (proteína de soja, proteína vegetal, proteínas de la leche)


Dr. Russell  Blaylock,  Excitoxinas

 (libro recomendado)
Para quienes estén interesadas en seguir investigando el tema de las excitotoxinas, sugiero el libro "Excitotoxins, The Taste that Kills" (excitotoxinas, el sabor que mata) de Russell L. Blaylock, M.D.


Otros artículos de interés sobre este mismo asunto aquí y aquí


y un vídeo aquí


¡a vuestra salud!

jueves, 21 de noviembre de 2013

Día Internacional de la Lucha contra el SIDA desde una visión crítica con los sistemas sanitarios actuales

el SIDA como un artefacto científico-político-industrial

Como viene siendo habitual, aprovechamos esta convocatoria internacional para denunciar el ocultamiento y la censura que sufre la ciencia hoy, y más concretamente, la que sufren miles de científicos, médicos, periodistas y profesionales de otras ramas del conocimiento cuando, desde una dedicación honesta y sin conflicto de intereses, intentan mostrarnos todas las incongruencias y paradojas de la versión oficial sobre ese fenómeno llamado SIDA.

En esta ocasión, hemos preferido hacer una proyección en la sede de la CGT de Málaga, con una puesta en común de impresiones y dudas posterior. Hemos elegido el documental "La Ciencia Del Pánico" realizado por nuestras compañeras Isabel Otaduy Sömme y Patrizia Monzani, porque precisamente indaga en esta cuestión desde la realidad que viven las personas afectadas por un diagnóstico que es cuestionado por un número cada vez mayor de científicos y médicos.

Invitamos a todas las personas que se quieran aproximar y adentrarse en este fenómeno del SIDA desde otra perspectiva distinta a la que comúnmente nos han contado médicos y políticos. Para esta aproximación se requiere una mente abierta, lejos de los dogmas conocidos, y una firme decisión de aprehender desde nuestra realidad, desde nuestra perspectiva, apelando a nuestro sentido común, a nuestra intuición, a nuestra experiencia, a nuestra madurez y a nuestra capacidad de razonar, analizar y reflexionar. Absténganse las personas dogmáticas.

A vuestra salud!

jueves, 25 de octubre de 2012

una mirada crítica del SIDA en CNT-Málaga

AUTOGESTIÓN DE LA SALUD:
"el fenómeno del SIDA desde los movimientos sociales"

Este sábado 27 de octubre de 2012, a las 18:00, hablaremos sobre el SIDA en la sede de la CNT de Málaga, desde la visión más crítica y cruda, mostraremos la controversia, la incongruencia, el misterio, la negligencia, la persecución y el genocidio de ese gran fenómeno llamado SIDA, ese monstruo venido a menos, que aún sigue prometiendo grandes dividendos para la industria médico-político-farmacéutica. Se hará con una charla introductoria para pasar después a un debate entre las asistentes.

Esta charla-debate ha sido organizada por la CNT de Málaga dentro de las Jornadas Libertarias Otoño 2012, que ofrece en su programa otras charlas de interés general muy recomendables.


miércoles, 26 de septiembre de 2012

TRIBUNAL SUPREMO: LAS ANTENAS DE TELECOMUNICACIONES PRESENTAN RIESGOS PARA LA SALUD HUMANA

EL TRIBUNAL SUPREMO ESPAÑOL

SENTENCIA

QUE LAS ANTENAS DE TELECOMUNICACIONES PRESENTAN

RIESGOS PARA LA SALUD HUMANA

 

¿Continuas preguntándote por qué todo tipo de enfermedades como el cáncer continúan implacablemente llevándose día tras día a nuestros seres queridos?

¿Por qué será que nuestros médicos nunca parecen encontrar el origen de estos extraños y modernos males mortales ni hallan la cura?


Venimos denunciando desde los comienzos de DESPERTARES los dañinos efectos que producen sobre la salud el invisible baño electromagnético en el que nos tiene sumidos este nocivo mundo hiperdesarrollado en el que vivimos.

Mientras oleadas de científicos con el estómago lleno, médicos bien pagados y medios de comunicación al servicio de sus amos se empeñan hipócritamente en negar lo absolutamente evidente (periódico ABC: las ondas del móvil no perjudican la salud según un nuevo estudio del Instituto de Salud Pública de Noruega ), por fin un grupo de magistrados decentes y valientes firman sentencia reconociendo los riesgos contra la salud ocasionados por las infraestructuras de telecomunicaciones tras más de 6 años de litigio llevado a cabo por la heroica Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telefonía, ejemplo de valentía y lucha para todo el resto de la aletargada e indiferente sociedad en la que vivimos.

¿Ha visto alguien esta crucial noticia en algún medio de comunicación o televisión?



Por José Antonio Campoy, director de Discovery Salud:

La falsa e interesada polémica sobre la peligrosidad o inocuidad de las radiaciones electromagnéticas emitidas por las antenas de telefonía parece llegar a su fin: el Tribunal Supremo acaba de reconocer que pueden afectar negativamente a la salud. Así lo dice explícitamente la sentencia que dictó el pasado 9 de junio de 2012 anulando la modificación del Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Valladolid que permitía instalar antenas en edificios de viviendas y que fue recurrido en su día por la Asociación Vallisoletana de Afectados por las Antenas de Telefonía (AVAATE).

La sentencia afirma claramente que la instalación de infraestructuras para servicios de telecomunicación es una actividad “con efectos significativos en la salud y el medio ambiente” y entraña “riesgos para la salud humana”. AVAATE argumentó que antes de poder instalar una antena se debería contar al menos con un informe de evaluación ambiental previo tal como indica la Ley 9/2006 de 28 de abril, sobre Evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente y la Directiva 2001/42/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de junio de 2001 relativa a la evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente. Algo que tanto el ayuntamiento vallisoletano como el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León no consideraron necesario.

En suma, el Tribunal Supremo ha dado la razón a AVAATE, entidad a la que felicitamos sinceramente por su éxito y por la encomiable labor que lleva años realizando. Lo lamentable es que son miles las antenas de telefonía que se han instalado ya en toda España -en pueblos y ciudades- sin que se hayan evaluado sus riesgos para la salud. Algo que tanto el Gobierno del estado como los gobiernos autonómicos –de uno y otro signo político- consienten con una dejadez que puede calificarse de criminal.

Por eso la World Association for Cancer Research (WACR) (Asociación Mundial para la Investigación del Cáncer), entidad que me honro en presidir, presentó poco antes de verano un documentado informe de 32 páginas que demuestra más allá de cualquier duda razonable la peligrosidad de las radiaciones electromagnéticas de los centros de transformación, subestaciones eléctricas, líneas de alta tensión y dispositivos inalámbricos de comunicación radioeléctrica: antenas de telefonía, radares, Wi-Fi, Wimax, WLAN, Bluetooth.

Un escrito en el que por primera vez se denuncia además que numerosos jueces y magistrados han dado la razón en sus resoluciones y sentencias a las compañías eléctricas alegando que las radiaciones electromagnéticas producidas por sus centros de transformación, subestaciones eléctricas y líneas de alta tensión cumplen con lo establecido en el Reglamento aprobado por el Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre cuando resulta que el mismo ¡no es de aplicación en tales casos! ya que regula exclusivamente los niveles aceptados de "emisiones radioeléctricas”.

El “error” es tan grave que en ese informe se solicita textualmente: “Se trata de un DESATINO JURÍDICO de tal envergadura que EXIGE PEDIR EXPLICACIONES A LOS JUECES Y MAGISTRADOS QUE LAS EMITIERON Y PROCEDER A DECLARARLAS NULAS CON TODAS SUS CONSECUENCIAS. 

El informe se envió mediante carta certificada -entre otras personas- al Rey de España, al Príncipe de Asturias, a los presidentes del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo, de la Audiencia Nacional y del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al Fiscal General del Estado y al Fiscal Anticorrupción, a los presidentes del Congreso y del Senado. al Presidente del Gobierno, a los ministros de Justicia, Industria, Energía y Turismo, Fomento, Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Presidencia del Gobierno y Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a los presidentes de las comisiones de Industria, Energía y Turismo, Sanidad y Asuntos Sociales y Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, al Director General de la Guardia Civil y al Director General de la Policía así como al Director Adjunto.

Veremos si los hechos constatados, los informes, las investigaciones, los acuerdos políticos y las leyes vigentes sobre la materia sirven para algo o no. Pero el apartado 1 del artículo 43 de la Constitución es diáfano al indicar que compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”. 

El informe enviado por la WACR aclara que su escrito se debe a la obligación legal que tiene todo ciudadano de comunicar a las autoridades los presuntos delitos de los que pueda tener conocimiento a fin de que sean éstas las que valoren los hechos y su legalidad. 

Advirtiendo, eso sí, de que hacer caso omiso de lo comunicado y argumentado sin justificación legal y razonablemente válida es, a su vez, delictivo; lo que podría obligar a la WACR -por imperativo legal- a poner el hecho en conocimiento de otras instancias.

Y es que la Constitución expresa claramente en su artículo 51 que son los poderes públicos quienes deben ocuparse de garantizar “la defensa de los consumidores y usuarios protegiendo, mediante procedimientos eficaces la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos”. Algo de lo que los poderes públicos se han escaqueado casi siempre en España.

Enviado por José Antonio Campoy

miércoles, 25 de julio de 2012

Victoria final para el Dr. Marco Ruggiero!!!

Queremos agradecer a todas las personas que firmaron la petición on-line en apoyo al Dr. Ruggiero, quienes confiaron en la justicia y en el género humano, y que han hecho posible el éxito de esta petición, y quienes han ayudado sobremanera a que el Dr. Ruggiero pueda seguir con sus actividades docentes y de investigación en la Universidad de Florencia.

Os copio más abajo la carta de agradecimiento que el propio Dr. Ruggiero me escribió y que quiero hacer extensible a todas las personas que firmaron la petición, en la que nos cuenta que "... la instrucción no pudo encontrar elementos de responsabilidad que requirieran sanción alguna", dicho de otro modo, ABSOLUCIÓN TOTAL.

También nos dice que desea desde el fondo de su corazón agradecernos a todas las personas que mostramos nuestro apoyo firmando la petición, y que está convencido de que ese apoyo ha sido fundamental para llegar a la victoria.

Esta vez una petición on-line ha conducido a una VICTORIA TOTAL.

Gracias

Raúl
_________________________________________________________________________________


I want to thank all the people who signed this petition and believed in justice and in some human kind, that have made the success of this petition possible, and who helped Dr. Ruggiero in a great manner to continue his teaching and researching activities.
 

Here I leave the e-mail I received from him and that I want to extend to all of you:


Dear Raul,

Today I received an official, certified, mail from the Rector of the University of Firenze stating (improptu translation).

... the inquiry could not find elements of responsibility that request sanctions..."

In other words, complete absolution.

I wish to thank you and all the friends of the petition on-line for your support and efforts, This victory of ours comes exactly three years after the victory of Professor Duesberg in Berkeley. I am convinced that your support was fundamental and I wish to thank you all from the bottom of my heart. Please post this in the petition on-line. This time one popular petition led to a complete victory.

Yours

Marco