viernes, 18 de mayo de 2012

Un Tribunal Militar absuelve a un soldado en un caso dirigido por la OMSJ

17 mayo 2012 (Fort Bragg, NC)

Después de más de 200 días detenido, un sargento del ejército de Estados Unidos fue puesto en libertad esta semana después de que un Tribunal Federal le absolviera de cuatro delitos relacionados con el VIH contra él.

Si hubiese sido condenado, el Sargento T.D. se enfrentaba a 37 años de reclusión en una prisión federal.

Investigadores del ejército detuvieron al sargento T.D. en 2011 después de que una ex-novia le acusara de agresión y de tirarle una botella de plástico durante una discusión. La víctima y otras tres mujeres se enteraron más tarde de que fue diagnosticado "VIH-positivo" en 2010.

La evidencia contra el sargento T.D. era abrumadora. Se enfrentaba a reiterados test positivos de ELISA, Western Blot y Carga Viral, un presunto diagnóstico de un médico y la confesión firmada del soldado, sus abogados defensores ofrecieron la declaración de culpabilidad a cambio de una reducción en la condena.

Los fiscales se negaron.

Sin ninguna otra defensa disponible, los abogados militares de la defensa del sargento T.D. pidieron a la OMSJ unirse al caso en marzo pasado.  Con sólo unas semanas para prepararlo, el equipo de OMSJ determinó que el sargento T.D. había dado "VIH positivo" durante una revisión médica previa a un despliegue militar después de recibir una docena o más de inoculaciones que se conoce que producen resultados falsos positivos. En un examen más detenido no se encontró ninguna evidencia de que algún médico de VIH, militar o civil, hubiera diagnosticado competentemente alguna vez a este hombre asintomático sano como infectado por el VIH.

El lunes pasado, los fiscales llamaron a un máximo experto en enfermedades infecciosas de Bethesda que afirmaba que T.D., sin duda, estaba infectado con el VIH y que el Western Blot es el "estándar de oro" de la prueba del VIH.   En el turno de repreguntas, el "experto" insistió en que no era necesario tener en cuenta las decenas de factores que causan resultados falsos positivos.

El equipo de la OMSJ de expertos en medicina y en biotecnología explicó por qué los médicos no deben basarse en las pruebas del VIH que la FDA y los fabricantes advierten que no son demasiado fiables y que nunca fueron destinadas o autorizadas para ser usadas, para diagnosticar infección por VIH.

A pesar de los abrumadores pronósticos, los delitos fueron rechazados y el Sargento T.D. fue absuelto de todos los cargos relacionados con el VIH. Después de 240 días en prisión preventiva, fue inmediatamente puesto en libertad.

aquí enlace a la noticia en OMSJ